No creo que sea completamente inútil para contribuir a la solución de los problemas políticos distanciarse de ellos algunos momentos, situándolos en una perspectiva histórica. En esta virtual lejanía parecen los hechos esclarecerse por sí mismos y adoptar espontáneamente la postura en que mejor se revela su profunda realidad.
JOSÉ ORTEGA Y GASSET

martes, 8 de mayo de 2012

Bruce Springsteen en España de Jordi Bianciotto y Mar Cortés, y la visión española de Springsteen.

Jordi Bianciotto y Mar Cortés en este Bruce Springsteen en España (Cuarentena Ediciones) realizan una investigación en toda regla para plasmar exhaustivamente la presencia a cualquier nivel del músico en nuestro país. En 264 páginas, prólogo de Manuel Huerga y trece apartados correspondientes a las distintas etapas históricas del fenómeno los autores no se dejan detalle, anécdota, tratamiento en prensa, concierto… en fin, un libro que cualquier amante de Bruce Springsteen en España lo va a disfrutar de manera muy especial.
En una España todavía dominada por el franquismo y donde el rock ejercía un papel de expresión contractual juvenil los primeros discos de B.S ni llegarían a publicarse. Sería después del efecto causado por su tercer disco, Born To Run (1975) cuando aparecerían en nuestro país. Solo tenía 26 años Constantino Romero cuando una estancia con su novia americana en California le dio la oportunidad de ser uno de los primeros españoles que veían al artista en vivo: “Cuando, tras una actuación de Edgar Winter, salieron Bruce Springsteen y la E. Street Band, con Clarence Clemons y toda aquella gente, me quedé tieso.” Y tanto, porque según llegó a España publicó en Diario Femenino la primera crónica hecha en España sobre el ídolo.
No sería hasta años después cuando Barcelona pudo disfrutar de un concierto de Bruce, aunque para entonces la prensa especializada ya le había dado la importancia merecida, de hecho en febrero de 1981 ya se habían vendido 25.000 copias de The River y aquel 21 de abril “iba a convertirse en una de las noches más recordadas de la historia de la música popular en Barcelona”. José María Sanz (Loquillo) cantaría dos décadas después: “Ojalá que vivas tiempos interesantes que borren los perdidos junto a mí, quiero que la fuerza te acompañe, quiero que sonrías como aquel 21 de abril, quiero que tu vida sea, ojalá que sea como aquel 21 de abril.”
No tendrían suerte los españoles para poder disfrutar de la gira correspondiente a Born in the USA aunque lo hicieron peregrinando a Montpellier, y eso que sin duda se produjo la gran eclosión de popularidad de Springsteen en España, pero el gran público se desquitaría en la Tunel of Love Express Tour de 1988. Un éxito rotundo a todos los niveles y que además consolidó el salto de escala en la concepción del espectáculo musical en España.
Este es un libro de fans para fans, así que nadie espere encontrar imparcialidad en él aunque sí honestidad, recoge posiciones críticas, incluso cuando rozan una profunda ignorancia llena de prejuicios como en el caso de Quimi Portet de El Último de la Fila haciendo alusión al concierto de pago más multitudinario de su grupo y con mayor repercusión para ellos, el que se celebró en Barcelona en 1988 dentro del Humans Rights Now! (Gira organizada por Amnistía Internacional en conmemoración del 40 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos). 90.000 espectadores para ocho horas de actuaciones con gente de la talla de Peter Gabriel, Sting, Tracy Chapman…, y respecto a la actuación de Bruce:
“Tengo una prevención contra todo lo que es muy americano. Me molesta la glorificación de lo americano, del mundo libre. Estas cosas tan locales del país vencedor que todo el mundo considera súper atómico no me entusiasman. (…)Cuando oigo un saxo me entra una hilaridad incontrolable porque lo relaciono con los payasos.” ¡Qué pena! Simplemente impresentable.
Después de tratar con cierto desencanto la gira Human Touch & Lucky Town Tour (1992-1993) que no comparto, historias sorprendentes como esta:
“En Gijón se armó un notable alboroto cuando dos centenares de fans ocuparon la pista del aeropuerto para saludar a Bruce. Un momento delicado, con peligro para la seguridad general. El alcalde de Gijón, Vicente Álvarez Areces, saludó a la estrella a pie de pista y le entregó unos regalos, entre ellos el libro “Elogio del horizonte” sobre la obra de Eduardo Chillida. Springsteen se alojó en Oviedo, en el hotel La Reconquista, donde se concentraron nutridos grupos de fans que le agasajaron y llegaron a tirarle del pelo.”
Y anécdotas graciosas en la Solo Acoustic Tour de 1996: “Bruce practicó por la tarde una versión de Across the Border con un párrafo en castellano, pero a la hora de la verdad no se decidió. “Vi tanta letra que me dije: no puedo hacerlo” le confesó a Glòria Marcè.”
El resto de visitas de Springsteen se tratan con profundidad, toda clase de memorabilia, historias divertidas y no tanto, recortes de prensa, por supuesto set list de conciertos y todo tipo de información al respecto, incluidas entrevistas a Little Steven en 2008, (primera gira sin Federici), que preguntado por si recuerda el mítico Barcelona 1981 responde: “No el recital en sí, pero sí que tengo presente que fue la primera vez que vi la obra de Gaudí, que para mí es el mejor arquitecto del mundo.”
En fin, en un blog de libros como El Polemista se hace difícil la descripción de una obra tan documentada como este Bruce Springsteen en España, donde no falta nada que a modo documental pueda ser necesario para comprender la magnitud del fenómeno tal y como se ha vivido en nuestro país. Por ella pasan entre otros escritores como Jordi Sierra i Fabra, periodistas como Diego Manrique, Ignacio Juliá, los promotores Neo Sala y Gay Mercader, y fotografías, muchísimas de diferentes autores que harán las delicias de todos los que debemos algunos de los momentos más intensos de nuestras vidas. Solo lamentar la edición, es  mejorable, especialmente en lo que refiere a la ausencia del imprescindible índice onomástico para estos casos.

La última gira de Bruce en España fue la Working On A Dream Tour en 2009. Esta semana Springsteen volverá con la E-Street Band más mermada que nunca tras la ausencia de Clarence Clemons – segundo miembro de la Banda desaparecido-  en su actual Wrecking Ball Tour. Será intensa y mágica, otra vez y para siempre aunque nostálgica.


También en EL POLEMISTA: Outlaw Pete de Bruce Springsteen y Frank Caruso, y, la música ilustrada: http://elpolemista.blogspot.com.es/2014/12/outlaw-pete-de-bruce-springsteen-y.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada