No creo que sea completamente inútil para contribuir a la solución de los problemas políticos distanciarse de ellos algunos momentos, situándolos en una perspectiva histórica. En esta virtual lejanía parecen los hechos esclarecerse por sí mismos y adoptar espontáneamente la postura en que mejor se revela su profunda realidad.
JOSÉ ORTEGA Y GASSET

martes, 1 de septiembre de 2015

¿Cataluña en la encrucijada? No lo creo. Por Jorge Navarro Cañada.

En enero de 2011 El Polemista iniciaba su andadura con la reseña de España, capital París de Germà Bel (http://elpolemista.blogspot.com.es/2011/01/espana-capital-paris-de-germa-bel-y-el.html) . Aquel era un libro de alguien que había ocupado diversos cargos en las instituciones públicas españolas y que hacía un análisis con criterios históricos del sistema de comunicaciones español desde un catalanismo incluyente, con cierto victimismo pero muy en la línea de lo que hasta ese momento y con todos los matices que se le quiera poner era el nacionalismo catalán mayoritario de izquierdas y derechas y así había contribuido con normalidad a la gobernabilidad de España o formaba parte de las mayorías democráticas del país.
En noviembre de 2013 y ya con el proceso soberanista responsable de un clima de total división en Cataluña, con todas las instituciones públicas y gran parte de las privadas por la vía de la financiación  puestas al servicio de la causa nacionalista al igual que el espacio público y los medios de comunicación ocupados por simbología y propaganda independentista, Germà Bel, ya miembro del “masista” Consell Assessor per a la Transició Nacional (CATN), publicaba el mendicante Anatomia d’un desengan (http://elpolemista.blogspot.com.es/2013/11/anatomia-de-un-desencuentro-o-anatomia.html) a través del cual lograba ser un miembro más del “masismo” oficial hasta la actualidad donde en las Elecciones al Parlament del 27 de septiembre encabezará en Tarragona la lista de Artur Mas Junts pel Sí o Junts pel el 3% como también es conocida popularmente por la carga de corrupción generalizada y saqueo de las arcas públicas que incluye al ser la Convergència de Artur Mas la parte esencial de la misma y repetir el mandato de éste su primer objetivo. En el blog, especialmente en esa reseña, podrán encontrar diversos comentarios de Germà Bel siempre en un tono de total corrección).
El 30 de octubre de 2012 presentaba junto a su autor en la librería La Central de Madrid el libro Posteconomía de Antonio Baños cuya reseña en El Polemista (http://elpolemista.blogspot.com.es/2012/05/posteconomia-de-antonio-banos.html) había tenido notable repercusión y hoy continúa siendo una de las más visitadas del mismo. En ese momento Antonio Baños se manifestaba abiertamente en la línea del que ya estaba en franca decadencia 15M y aparentemente sus postulados, muy radicales pero bien estructurados y expuestos, parecían incompatibles con ningún nacionalismo por ser irreconocibles en ninguna visión de la historia basada en la identidad colectiva como motor de la historia ni con la idea de que un hecho casual como es la procedencia dote al individuo de características o valores espirituales o superiores que a la postre es todo nacionalismo. Hoy, sin embargo, Antonio Baños encabezará la lista de nacionalismo radical y antisistema de CUP (Candidatura d'Unitat Popular) a las citadas elecciones del 27S.
Ambas historias son absolutamente ilustrativas de lo sucedido en Cataluña desde que dos años después de ganar las Elecciones al Parlamento de Cataluña (2010) el gobierno catalán de Artur Mas creyera que la crisis española y el contexto europeo eran una oportunidad para exigir una posición fiscal y en general económica de Cataluña en España por sus condiciones productivas. Estratégicamente calculó que ello podría también ser visto como una oportunidad para la Comunidad de Madrid y apela sentimentalmente al victimismo y al privilegio vasco que utiliza como “modelo”. Hasta ahí la jugada se podía entender como inteligente, pero su error consistió en creerse capaz de unir a su causa las tensiones nacionalistas en plena ebullición por la desafección de la crisis y haciéndolas suyas adelanta las Elecciones Autonómicas otra vez ese mismo 2012 calculando que con una mayoría absoluta clara y controlando los movimientos secesionistas, financiándolos y manejándolos podrá lograr una posición de fuerza hacia el Gobierno de España y lograr así su Pacto Fiscal y una “semi independencia económica” a cambio de la NO independencia total en la que en realidad ni creía, y sigue sin creer.
Al no ganar las elecciones pudo desinflar el globo que había generado artificialmente pero por una cuestión de puro oportunismo y supervivencia política ajena a la realidad se puso en manos de las organizaciones independentistas confiado en que al ser él quien las financiaba y repartía las prebendas las podría controlar, y así ha sido en la cuestión logística, pero no en la política. Tuvo que darles el referéndum trampa del 9N que le debilitaba definitivamente tras su estrepitoso fracaso de participación y nulo apoyo real y dirigirse a unas elecciones anticipadas el próximo 27S que sea cual sea el resultado sitúan a Cataluña en una posición de ruptura interior y de extrema debilidad en su posición estratégica en España en vísperas de unas Elecciones Generales en las que el Gobierno de Rajoy utilizará su posición de no cesión al chantaje del nacionalismo catalán como una de sus bazas fundamentales y además podría estar en condiciones de formar un gobierno de coalición con un partido con trazas de nacionalismo español como Ciudadanos.
Ha sido la acción directa de Artur Mas y su entorno la que pilotando mal el proceso y calculando erróneamente tiempos y comportamientos ajenos a su capacidad de decisión y sobre todo el contexto en el que se desenvolvía el que ha hecho perder una oportunidad histórica para Cataluña y haber logrado una posición de privilegio aunque me temo que las políticas europeas de prioridad a los territorios más productivos en términos económicos también la veremos reflejada a nivel nacional, esa era la baza catalana que Artur Mas y los suyos no han sabido gestionar, lo harán otros más adelante en una posición más débil. Desgraciadamente el periodo histórico de mayor solidaridad interterritorial en España ha pasado, pero no a través del nacionalismo periférico, sí desde el utilitarismo neoliberal.

El nacionalismo catalán, primero en su máxima expresión y reflejo, el “pujolismo”, y posteriormente en su secuela el “masismo”, ha corrompido el sistema democrático que le ha permitido mantenerse y abusar del poder durante décadas hasta convertirlo en un simulacro plebiscitario marcado por la utilización al margen de toda norma democrática de las manifestaciones públicas, los medios de comunicación y la convivencia de los ciudadanos. Tampoco se salvan en el desprecio las más mínimas normas de derecho, tanto nacional como internacional, vivimos días de delirio donde se debaten las más absurdas cuestiones como si un nuevo Estado formaría parte o no de una organización, la Unión Europea, con la que no tiene tratado posible de adhesión, pero estos absurdos son varios, la naturaleza puramente sentimental del proceso soberanista no soporta racionalidad alguna.
No tengo la certeza pero a poco menos de un mes de las Elecciones al Parlamento de Cataluña del 27 de septiembre creo asistimos al final del proceso soberanista y que este pasará a un desinflado a gran velocidad donde oportunistas y arribistas de siempre encontrarán nuevas fórmulas para seguir en “la brecha” aunque, todo hay que decirlo, a veces haciendo el más absoluto ridículo.


El Polemista se opone a todo individualismo colectivista que se atribuye el derecho a decidir en cuestiones que afectan a todos los españoles siempre entendidos estos como ciudadanos vinculados por una norma democrática y común, lo que hoy, con todos sus defectos, gozan en un periodo histórico único en su historia. Y sigo creyendo en un país de ciudadanos iguales, con los mismos derechos y las mismas obligaciones, y con la capacidad racional de saber sentirse lo que cada cual sea sin que ello implique someter a ninguno a derechos identitarios o de cualquier otra naturaleza visceralmente subjetiva o sobrenatural.


ENTRADAS RELACIONADAS EN EL POLEMISTA:

Breve historia de los nacionalismos europeos de Javier López Facal, y, “los nacionalismos son como el olor corporal; uno no percibe el propio, sino solo el ajeno”.
Paciencia e Independencia de Francesc de Carreras, y, “avui paciencia, demà independencia”.
1714 Cataluña en la España del siglo XVIII de VVAA, y, la Diada de la frustración.
La gran vergüenza (La gran vergonya), ascenso y caída del mito Jordi Pujol de Lluis Bassets, Espías de Franco, Josep Pla y Francesc Cambó de Josep Guixà, y, presente y pasado de un proyecto extractivo.
¡No te prives! Defensa de la ciudadanía de Fernando Savater, y, libres e iguales.
Anatomía de un desencuentro o Anatomia d’un desengany de Germà Bel, y los números de Artur Mas.
España, capital París de Germá Bel y el debate autonómico
http://elpolemista.blogspot.com.es/2011/01/espana-capital-paris-de-germa-bel-y-el.html
Cataluña ante España de Albert Balcells, y la necesidad de diálogo entre Cataluña y el resto de España.
Residuals o independents? de Jordi Pujol, y la desafección calculada.
Catalunya, España. Encuentros y desencuentros de José Enrique Ruiz-Domènec, y la desafección creciente.
Burgesos imperfectes de Jordi Gràcia, y, la defensa de la disidencia intelectual.
La España de los otros españoles de Carles Bonet y el encaje de Cataluña en España.
La Catalunya Soviètica de Ramon Breu y la fascinación revolucionaria de 1917.
El nacionalismo ¡vaya timo! de Roberto Augusto, y la trampa nacionalista.
La mort de Bèlgica de Marc Gafarot, y en busca de Cataluñistán
Belgistán de Jacobo de Regoyos, y el nacionalismo que viene.
Noves glòries a Espanya de Vicent Flor, y, ¿es anticatalana la identidad valenciana?
La nación inventada de Arsenio e Ignacio Escolar, y los mitos nacionales.
Historia mínima del País Vasco de Jon Juaristi, una respuesta intelectual al mito nacionalista.
Para entender la cultura vasca de Bruno Camus Bergareche, y, conocer para comprender.
Allí donde ETA asesinó de Willy Uribe, y la búsqueda de la libertad cotidiana en Euskadi.
Posteconomía de Antonio Baños Boncompain, y el desarrollo humano frente al económico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario