No creo que sea completamente inútil para contribuir a la solución de los problemas políticos distanciarse de ellos algunos momentos, situándolos en una perspectiva histórica. En esta virtual lejanía parecen los hechos esclarecerse por sí mismos y adoptar espontáneamente la postura en que mejor se revela su profunda realidad.
JOSÉ ORTEGA Y GASSET

lunes, 26 de octubre de 2015

Refugiados, otro proyecto que desafía a Europa en Vanguardia Dossier (especial, nº 58), y, ¿una amenaza interior y exterior?

Un número especial de Vanguardia Dossier muy oportuno, las constantes migraciones a Europa en su forma actual son un fenómeno que no es nuevo pero nuevas circunstancias que van desde el endurecimiento de la vida en los países de origen, el estrepitoso fracaso que han supuesto diferentes procesos políticos y bélicos en el mundo árabe, al impresionante negocio que se esconde tras la migración y su desarrollo espectacular que ha facilitado la llegada de grandes contingentes humanos a las fronteras europeas, pasando por cierto “efecto llamada” apoyado de declaraciones irresponsables o la idealización de la vida y la legislación en Europa, son algunos de los factores que explican la actual crisis de los refugiados que se ha instalado como uno de los mayores retos de la Unión Europea además de como una clara amenaza para la unidad y el consenso, tanto entre los países miembros como en las sociedades de los mismos.

Según el último informe de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR/UNHCR), 59,9 millones formaban el universo de personas desarraigadas: 38,2 millones de desplazados internos, 19,5 millones de refugiados y 1,8 millones de solicitantes de asilo político. En el año 2005 eran 37,5 millones en total. Diez países desarrollados acogen a la mitad de toda la emigración.
10 principales países de origen por orden: Siria, Afganistán, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, R.D Congo, Myanmar, Rep. Centroafricana, Iraq y Eritrea.
10 principales países de acogida por orden: Turquía, Pakistán, Líbano, Irán, Etiopía, Jordania, Kenia, Chad, Uganda y China.

Walter Laqueur contextualiza el éxodo y expone aspectos importantes del mismo como la dificultad de aplicar en la actualidad un Tratado como Schengen que dota de facilidades a cualquier refugiado en su territorio hoy de imposible cumplimiento. Y advierte:
“… podría ocurrir perfectamente que la actual oleada de refugiados sea solo el preludio de la apertura de la auténtica crisis a la que haya de hacer frente Europa en un futuro no demasiado lejano (…) En la actualidad África cuenta con más de mil millones de habitantes y registra el crecimiento demográfico más elevado. En solo una generación tendrá 2.000 millones de habitantes (…) Desde el punto de vista político, el continente africano se halla en un estado caótico en la misma medida que el mundo musulmán y, desde el punto de vista económico, es muy pobre.”
Añade El Polemista, sitúense en las ya evidentes consecuencias del pinchazo de la “burbuja de las materias primas” y su efecto a medio plazo.
Refugiados e inmigrantes en el Mediterráneo es el artículo en el que Xavier Aragall apunta a datos tan relevantes como el que indica que las personas llegadas tras la reunificación familiar (inmigrantes no económicos), refugiados o estudiantes venidos de fuera suponen casi tres cuartas de los extranjeros que entran en el mercado laboral de la UE: “solamente llegan de forma regular unas categorías específicas de inmigrantes, mientras que desde la orilla sur del Mediterráneo se mantiene constante la intención migratoria(…) lo que ha traducido en un constante flujo de migraciones irregulares en el Mediterráneo que se han abordado desde la lógica de la seguridad con la que se quiere sellar una frontera entre el Norte desarrollado y el Sur en vías de desarrollo.”
Y es que el Mediterráneo es un punto de articulación donde confluyen diferentes movimientos migratorios, comparte zonas de emisión, de recepción y de tránsito; y de momento se han podido contener, pero obviamente no pararlos.
Xavier Aragall concluye, la UE dispone de medios para realizar una gestión pragmática de las demandas de asilo, pero no para afrontar una crisis humanitaria como la actual.

A lo largo del año 2014 un total de 283.530 personas, un 277% más que en 2013, entraron irregularmente en Europa a través de las fronteras exteriores del espacio Schengen a través de las vías marítimas y terrestres.
Solo entre los meses de enero y junio de 2015 más de 557.300 personas han solicitado asilo en Europa y 141.900 en países no pertenecientes a la UE; Alemania encabeza el ranking que a final de año habrá superado las 800.000 demandas.

Emanuela Román advierte de la dificultad para distinguir entre emigración forzada y emigración voluntaria y que esta es una zona oscura donde caben espacios híbridos, y “los flujos mixtos son particularmente problemáticos desde el punto de vista de su gestión práctica, y no se deberían dejar solos frente a este desafío a los países situados a lo largo de las fronteras de la unión Europea.”
Ferruccio Pastore apunta al controvertido asunto de las reacciones y respuestas políticas en Europa a estos flujos, inevitablemente el encabezado por Viktor Orbán -me permitirán que añada, simple y llanamente impresentable en términos de ética democrática-, y el tristemente conocido en esta cuestión como Visegrado (V4): República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia, solo era la punta de lanza de una minoría de bloqueo más amplia y permite a otros países participar de un ya crónico estancamiento en el Consejo a pesar de que “ conviene recordar a los líderes de Europa central y oriental los enormes índices de tangible solidaridad de los que sus países se están beneficiando. Esto se refiere no solo a las formas directas de distribución, como los fondos estructurales, sino también a las formas indirectas y muy concretas formas de solidaridad , como el muy costoso y polémico embargo contra Rusia, que ha afectado de manera desproporcionada las balanzas comerciales de Alemania y de otros estados miembros (sobre todo occidentales y meridionales)”.
Señalo este punto porque tiene mucha lectura y cuando escribo estas líneas uno de los países susceptibles en todos los ángulos de esta situación de ser problemáticos, Polonia, acaba de devolver al poder a Ley y Justicia (PiS), un pastiche de Szydlo y Kaczynski que anuncia en este sentido más problemas por su indisimulado anti europeísmo, xenofobia, nacionalismo, integrismo religioso… en fin, el aliado perfecto de aquello que antes comentaba que encabezaba Viktor Orban.
Jesús Crespo Cuaresma, Peter Huber y Anna Raggl apuntan a un elemento esencial: la inmigración es y seguirá siendo la parte más dinámica de los movimientos demográficos de la UE y las políticas al respecto son esenciales. En un tono discutiblemente realista reclaman ir más allá en la formación de la inmigración instrumentalizándola, lo cual contiene elementos de dificultad importantes.
Cierra la lista de artículos de la que aquí se ha hecho reseña en casi su totalidad con un criterio de aportación al lector, Philip Martin en Gestión de la inmigración la experiencia de Estados Unidos, toda una declaración de intenciones: EEUU tiene 45 millones (11 ilegales) de habitantes nacidos en el extranjero que representan el 20% de los inmigrantes de todo el mundo; y es que efectivamente, Estado Unidos es una nación donde muy pocos de sus habitantes no descienden de emigrantes.
Aun así es un ejemplo que aunque puede aportar un elemento voluntarista carece de realismo para ilustrar la crisis actual de los refugiados, Europa no es una tierra por “colonizar” (el entrecomillado es intencionado)  y sujetos tan reprobables como el indescriptible Republicano Donald Trump en su efímera “hora de gloria” demuestra que los EEUU ya no son lo que eran. Y tampoco se puede despreciar el realismo de candidatos demócratas de un extraordinario nivel como Bernie Sanders y su advertencia de bajada drástica de salarios por las fronteras abiertas.
Las elecciones norteamericanas de 2016 “prometen” en el tema de la inmigración, no es nada fácil en ninguna parte y mucho menos se puede reducir a un debate de élite y masa como hace Philip Martin.

No olvidemos la crisis del sudeste asiático, Bangladesh y Myanmar son dos grandes focos de emigraciones, miles de estos refugiados son asesinados, esclavizados, extorsionados o son víctimas de las drásticas políticas anti inmigratorias de Tailandia, Malasia, Indonesia, Singapur y Australia.

Excelente lectura de urgencia este Refugiados, Vanguardia Dossier (especial, nº 58), desgraciadamente es muy probable que los acontecimientos lo dejen en breve como un documento inicial a conservar de lo que podría estar siendo uno de los fenómenos reguladores de las políticas europeas, tanto a nivel interior como exterior de sus países y en ese sentido, insisto, una amenaza por partida doble, tanto por la irresponsabilidad que subyace del “buenismo” y la irrealidad del “asilo para todos”, como de la demagogia, la xenofobia y la simplificación del discurso anti refugiados, migrantes, emigrantes, inmigrantes o desplazados, todo un mundo nada simplificable.

La edición de la revista como casi siempre impecable, ilustraciones, mapas, gráficos, estadísticas y fotos, algunas como las de las viejas fronteras europeas dolorosas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada